GENERAL

TIPS PARA LA LLEGADA DE UN SEGUNDO GATO A CASA

Los que nos conocen saben que somos dos amantes de los animales, aunque el hecho de tener un gato en casa era algo que no nos habíamos planteado hasta que llegó Harvey. En este post os vamos a contar cómo conseguimos que en 5 días nuestros gatos pudieran estar juntos y comenzar a quererse.

Ya casi conquisto mi palacio 😍 #PalaciodeHarvey #anayvane #gatos #mininos #babycat #thecat

Una publicación compartida de Harvey Gómez (@babyharveycat) el


Si bien es cierto que somos muy conscientes de que una mascota (sobre todo cuando se trata de un perro) te cambia la vida, Mou nunca se había sentido solo porque una de nosotras no tenía trabajo y podía dedicarle todo el tiempo del mundo. No nos habíamos planteado tener una segunda mascota en casa, pero cuando vimos que las cosas empezaban a ponerse serias y que ya se quedaría solo en casa más de cuatro horas al día, pensamos en alguien que le hiciera compañía. Y ahí entró nuestro pequeño Harvey.

No os vamos a engañar, teníamos miedo de que no se llevaran bien al ser un perro y un gato, pero este nuevo integrante era muy bebé y Mou se portó demasiado bien. Nunca le ha hecho daño y ha permitido que le tire de los bigotes todo lo que el pelirrojo de la casa ha querido. Decidimos ir a por un gato porque no era tanta responsabilidad como un perro y era más independiente, aunque igualmente a Mou le podía hacer compañía y nosotras viviríamos lo que es cuidar a un felino.

Y bien, ¿dónde entra el segundo gato? Pues hace una semana nos volvimos muy locas. Vimos en Facebook que había un peludo que necesitaba una familia y nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos por él.  Antes hicimos un balance de no más de 2 minutos donde pensamos en las cosas positivas y negativas que podía traernos la llegada de un nuevo integrante felino. Vamos a verlas:

Cosas negativas: ¿y si Harvey no lo acepta?, ¿y si lo ve como una amenaza? A ver si estando esterilizado y siendo dos machos va a sentirse atacado por este pequeño que aún no puede ser operado. ¿Y ahora que llegan las vacaciones? Madre mía, menudas fechas… ¿Volveremos a tener las sillas mordidas por un bebé gatuno? ¿Será igual de despegado a la hora de los mimos como Harvey?

Cosas positivas: bueno, lo que sí que es cierto es que cuando estemos fuera de casa con Mou no se va a sentir solo Harvey, va a tener compañía y quién juegue con él ahora que sigue siendo un bebé de 9 meses. ¡Oye, puede que ahora deje de mordernos los pies a nosotras y las manos y juegue solo con el pequeño! Puede que cueste pero al final seguro se hacen inseparables… Además, donde comen dos comen tres. No sé. ¿Nos atrevemos?

Y no tardamos mucho en decidirlo. ¡Nos lo quedamos! Y aquí es donde empiezan esos 5 días de conocerse y adaptarse. Aquí podéis ver el vlog de ese día: Vídeo de la llegada de Gareth a casa y esos días de aceptación.

Hola a todos, soy el pequeño Gareth. Me acaba de adoptar una nueva familia y me estoy acostumbrando a todos. 😊

Una publicación compartida de Garethcat (@garethcutty) el


Los primeros días fueron difíciles, ya que cuando estábamos en casa teníamos que estar realizando varios «rituales ancestrales» para que Harvey aceptara a Gareth como nuevo miembro de la manada, de su manada particular. ¿En qué consistían? Os lo desglosamos:

  1. Metimos a Gareth en una especie de parque que habíamos comprado semanas antes para que jugaran Mou y Harvey; al estar cerrado podía tener contacto visual e incluso tocarse sin llegar a más con Harvey sin peligro. Aquí os dejamos el enlace por si lo queréis adquirir, es una maravilla: parque para mascotas.
  2. Ahí dentro, Gareth comía y bebía agua, y la arena la tenía en una habitación aparte donde Harvey no solía estar nunca. Era importante que Harvey no sintiera que se le ha quitado terreno de la casa para dársela a un extraño.
  3. Como comentamos, debía tener su propio arenero, su propio comedero y bebedero. Además de sus juguetes, para que no fuera violento para el gato que estaba antes en casa.
  4. Era importante sacar al gatito recién llegado para dejar que el que ya estaba en casa pudiera oler el lugar donde este estaba, con el fin de asociar ese olor a algo familiar y no a algo extraño. Así que era continuo eso de meter y sacar al gato del parque. También lo extrapolamos a otras zonas de la casa, siempre sin alterar el curso de Harvey en sus lugares de estancia.
  5. Si en algún momento lo teníamos en brazos, dejábamos que Harvey se acercara a olerlo, siempre bajo nuestra supervisión, ya que los gatos pequeños suelen ser demasiado valientes y no saben que pueden suponer una amenaza para el miembro antiguo de la familia y se lanzan al ataque a jugar a ver quién muerde más a quién.
  6. También conseguimos que estuvieran juntos sin tocarse cogiendo dos comederos, echándoles su comida preferida mojada y poniéndolos cerca. De esa forma, estaban cada uno a lo suyo pero sin quitarse ojo y asociando la comida como algo positivo de su convivencia. Era importante que Harvey recibiera premios en forma de golosinas gatunas cuando se acercaba a Gareth sin alterarse ni hacerle ruidos. La mejora en el comportamiento es gradual y hay que ser constantes.
Sin duda, el jugar con sus sentidos y con aquello que más les gusta unido a la paciencia a la hora de que el gato que ya estaba en casa asocie a este nuevo felino como parte de su manada, es esencial.

Tras cinco días haciendo esto y notando que poco a poco Harvey no tenía miedo sino curiosidad por Gareth, fuimos soltando al pequeño cuando sentimos que ya no había peligro de ser dañado, y controlando que no hubiera peleas gatunas que se calentaran demasiado fuimos dejándolos conocerse más.Si bien es cierto que cada gato es un mundo y que siempre depende de que estén castrados, sean machos o hembras, para una mejor adaptación, es esencial que la primera impresión sea buena y que nunca dejemos que se conozcan de buenas a primeras soltando a nuestro nuevo gatito en casa. Eso nunca funciona y puede ser irreversible para la aceptación del gato que ya estaba instalado.

Y como habréis podido comprobar, apenas hemos mencionado a nuestro perrito Mou, debido a que ha aceptado a Gareth desde el minuto cero como ya hizo con Harvey. Es un sol y se merece el cielo eterno de los perritos. Por cierto, este fin de semana se han quedado solitos por primera vez un día y se han portado de lo lindo, Harvey no le quita ojo y lo cuida y lame. Ya es uno más.

Si os ha gustado esta historia y estos tips para una buena introducción de un segundo gato a la familia, os animamos a que lo compartáis con vuestros amigos y familiares.

Estamos encantadas de la decisión que hemos tomado y Harvey está embelesado con su nuevo hermanito, que lo está haciendo correr lo que no está escrito. ¡Nos leemos en próximos post! #NoCompresAdopta.

5 Comentarios

  1. Adry'Ana

    La Familia mas Bonita del Universo!
    & de la que Amo ser parte! ♡

  2. Wendi n.

    La foto de los tres comiendo woo me encanto,tienen una familia bonita ya nada mas faltan los hijos que deseguro ban hacer muy buanas mamás 😍😍👌👍

  3. Monica Romero

    La familia que forman es muy bonita,amo lo animales son la alegria de mi casa,son mis hijos ,porque son familia.Simplemente felicidades chicas.Un saludo para ustedes.

  4. Veronica Vera

    son una preciosura los tres nenes…..y no es para mas si tienen a las mejores mamas del mundo…….solo faltan los bebes de 2 patitas para completar la hermosa familia….besos guapas se las quiere un mundo

  5. Lo dicho eres muy buena en muchas cosas pero creo que tu mejor profesión a parte de ser maestra es la de veterinaria. Lo hacés muy bien.
    Me agrada mucho tu carisma con los animales.
    Te felicito y sigue asi.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén